29 nov. 2006


Ciudad/ desierto/ carne enmarañada

De palabras gritadas con el vientre

Mentiras aladas sombreando buitres pegajosos en áridos senderos

Inútiles sonrisas de vendedores carnívoros que

Ciegos y altivos enseñan sus carroñas para ofrecerla a labios bondadosos

Ceguera de esperanza, ese es mi espanto.

Veo la piel y sé que sabrá a vinagre hervido

Mas ceguera, mas desesperado se vuelve el aire opaco

Mas palabras, mayor el desencuentro de ojos tibios

Finales de ciudades sumergidas en mares de egos llovidos

Finales de razones heridas de muerte por escorpiones lisos

Ceguera de esperanza, ese es el filo que corta mi piel ajada alada

Y a veces me creo mirador de azules y quizás sean reflejo de mi esófago perdido

Y a veces me creo juntador de astros caídos y quizás esté apilando lunas agónicas y pálidas.

Poco importa si aquí paso el poeta

Poco importa si el dolor de sangre es incesante

Talvez olvidarse de uno y borrar la ceguera que nos veda el verde que respira y que aun nos queda

Sueño imperante, Nightmare.

El peso del dolor estaba presente, en un pedacito de ciudad demasiado oscura, vagaba yo apesadumbrado.

Con esa habilidad mágica de los sueños paso a una ciudad costera de Chile. Sé que debo regresar a Buenos Aires, es vida o muerte y no se porque.

Busco un taxi, un viejo hombre, cansado, con un auto que a veces es motocicleta me acepta llevarme. Llegamos a un callejón sin salida color verde musgo. Bajo del vehículo para ver que pasa y trepo la pared para ver mas allá, veo la playa y el horizonte, un mar marrón rojizo espeso y una ola descomunal que se va formando. Ola más que ola. Agua mas que agua. Algo sagrado, sin nombre, no visto jamás por nadie forma esta ola de ningún mar conocido.

Desesperado, le pido al hombre que demos vuelta y huyamos tierra adentro. Llegamos a un bar, corriendo subo a un pilar para ver el horizonte y veo esa ola y muchas mas que se acercan. Pavor, y no alcanza la palabra. Me tomo de una barra metalica, que vaya a saber como estaba ahí, y sobrevivo a las toneladas de agua que pasan y pasan.

La olas terribles parecen infinitas. Me sostengo. Al fin, ante una aparente quietud salgo a mirar, en el horizonte ellas están tomando fuerza otra vez, como un ejercito temible que se reagrupa.

Le obligo al taxista a seguir tierra adentro. Toma el camino muy rápido y hacemos algunos kilómetros. En un momento pierde el control y chocamos de frente contra una casa.

Solo agregare que en el fondo de esa casa había una loma bastante alta, que creí que era un buen refugio. Ya no estaba solo. Pero las olas volvieron con mas fuerza, pasaban por arriba nuestro como cielos líquidos y rojos con sonido a mil gruñidos . Mis manos con otras muchas manos se unían y resistían….

Se me acaba el tiempo y aun queda sueño.

Carlos Leiro

Perdón por el mal relato, acabo de escribirlo porque me pego mal este sueño.


Los dos saben que una ciudad puede ser un desierto.

Y los dos pasaron mas de cuarenta días en esa ciudad.

Clic en la imagen para agrandar

28 nov. 2006


Mi última cajonera

Son esas cajoneras de fibrofacil, la teñí color maderita barata y luego la pinté con tinta china.

Jaajajajajja Estoy para Zolrikisima Satelital.

Clic en la imagen para agrandar.

23 nov. 2006


Volver… Oriel Zolrak con el ojo inflamado y con el mecenazgo de Carlos Leiro, y Carlos Leiro con la certeza incierta y herida bajo el sol de Oriel Zolrak.

Gracias Julieta.

Señoras y Señores….

Buenos Días….

Hace tiempo no hay palabras

Clic en la imagen para agrandar

12 nov. 2006

Todos duermen

Lentamente el sueño muerde mi mano con dientes de abandono
Lentamente mis huesos se evaporan y liberan el peso de la carne
Lentamente esa mirada de parpados cerrados se vuelve seco metal
Así la noche vuelve eterno ese segundo hecho de letras
Así el cielo es un oscuro espejo con piel de paladar
Así la luna muestra sus muecas de hueso partido a escondidas¿
y si la noche es una nube que diluviará futuros y pasados ?
¿ Y si el sueño es esa herida por donde sangra un dios ?
¿ y si estas letras que lees son noches de ciudades madres?

¿Donde estas?

¿Cuan sólida es la silla del descanso de tu verdad?

A veces tiemblo y tu también, aun sin saberlo.

9 nov. 2006

Roma II

Chau Roma, me voy, feliz.
En roma tiras una semilla y te crecen Ruinas Romanas jajajajajajaja. Y que ruinas....
A lo que puse de Roma nada que agregar ....

Fragmento obra Carlos Leiro


Click en la imagen para agrandar

3 nov. 2006

Roma

Los ojos mas cristalinos viven en Roma, y te enamoran al atardecer.
Demasiados veranos para una mujer , pero no para Roma.
Las calles tosen humos de tanto italiano enfadado y feliz en un segundo.
La Enorme prostituta te muestra sus fantasmas de Papas en bicicleta,
narigones purpurados que estallan en latin , oscuros clerigos medioevales escupen en la Fontana de Trevi, si prestas la suficiente atencion los veras entre la gente.
Enormes gordas lamen las manos de Fellinis asperos todas las madrugadas,
Mastroiani fuma y fuma corriendo el treno que nunca parte.
Roma es una sonrisa melancolica que de vez en cuando no se baña.
Una media que baja por la pierna de la Loren muy lentamente.
Roma es morir cada mañana mientras acomodan los blancos marmoles
para los inocentes, como yo, que sentimos que realmente existe.

PD El textin va sin acentos en Roma no los encuentro.
Free counter and web stats