28 ene. 2011


Quiere meterse en su casita pintadita de colores de televisión, pero ahora no entra y no sabe porque

Clic en la imagen para agrandar





27 ene. 2011

El ciclista que transporta nubes en su cabeza de un lado para otro

Clic en la imagen para agrandar

26 ene. 2011

23 ene. 2011

El caminante siempre miraba para atrás y lo único que veía eran las cosas que se hacían cada vez más chicas y “a lo último” se perdían

Clic en la imagen para agrandar

21 ene. 2011


Fin de semana largo, 90 por 70 cm, pluma y tinta sobre papel
Clic en la imagen para agrandar


20 ene. 2011

Despacio pintaba silencios e ies en los tímidos labios tiernos y alcalinos,
De rodillas, eligiendo pinceles demorados, de espinaca blanca, chuecos,
Recorriendo el espinoso surco de músculos reptantes, violetas, generosos,
Conocía el rostro, lo paría en medianoche con hechizos de arroz templado,
Rió cuando reconoció esa ceja bocetada con la sombra de un gran pez,
Era un rostro, no, eran miles, poderosos soplidos de aire fiel y nieblas,
La piel, esa vela esbelta, plena, de aquel líquido barco, robado a las tormentas,
Esa furia al partir, con golpes de luna llena, un tímido cometa, corazón de azogue,
El perfil de la loba madre, necesario es el filo de sus dientes para las inermes manos,
Alcanzar la cumbre de un tobillo de la divinidad, deshacer la nube y alcanzar el grito,
Disolver todos los espejos mentirosos con saliva de felinos, de serpientes, de cangrejos,
Mas luego, recostarse sobre su vientre, dormir y barrer los sueños en su salada boca,
Pintar tímidos labios en alcalinas y tiernas ies, despacio, muy despacio, más despacio.



19 ene. 2011

17 ene. 2011


Todos los días toma el mismo camino, si encontrara un árbol transparente con peras de bronce se pararía asombrado a observarlo pero como alarmas es de madera con hojas verdes nunca reparó en él

Clic en la imagen para agrandar



16 ene. 2011

Sueña con ser Marilyn y tal vez Marilyn soñaba con ser ella

Clic en la imagen para agrandar


15 ene. 2011

Él, arropado con la sombra de una acacia, y tierra en sus tendones,
Caminando sobre dientes desgastados, secos, crocantes, inútiles,
Atravesando cuerpo tras cuerpo, sintiendo órganos y huesos, labios,
El corazón que late es duro de horadar, con su aliento y su vapor rebeldes,
Ese camino indeseable pero obligado, elegir el blanco caminante,
Odia las uñas, dejan cicatrices, ríos de colágeno claro, mucosas,
Cada cuerpo invadido delata su anormal ceguera, sus sueños a veces,
Ser el ángel que te halla, susurrando que serás la visión del sudario,
Ser el ángel de alas atrofiadas, con irritados muslos y talones de hielo,
Ser el ángel separado de sus cielos, conjugando todas las arterias,
Preferir ese amanecer, con un sol pequeño y piel saltada con ajo,
No se cansa, no puede cansarse, el universo ríe, los búfalos también,
Hoy, como todos los viernes, intentara volar, correrá, se arrojara al vacío,
Hoy, como todos los viernes, el suelo y sus mejillas se besaran otra vez,
Su sangre se secará, su mejilla sanará, su angustia pedirá otro viernes,
Imagina entonces ese útero tierno, líquido, inexistente por ser de ángel,
¿Por qué no buscar el vientre diferente pero igual? masticador de gallos,
Pero él es un atravesador de humanos, devolver la arena al mar, siempre,
Sus pies ordenan, el aroma delata, sin pausa se encamina, no hay culpa.
Como un río
Si, como un río

14 ene. 2011


Algunos de estos tres se pregunta en que unidades se mide la facilidad

Clic en la imagen para agrandar



13 ene. 2011

Iba por la misma página del libro desde hace 187 días

Clic en la imagen para agrandar

12 ene. 2011


Fui seleccionado en el Salón de Verano de la SAAP con mi dibujo "La familia de tu madre" tinta y pluma sobre papel 70 por 90 cm
Clic en la imagen para agrandar


11 ene. 2011



"Comienzo de una nueva Mitología", 70 por 90 cm, pen ink on paper
Clic en la imagen para agrandar
 

10 ene. 2011

Una vez entró un poeta ella se dio cuenta y enseguida no dijo nada

Clic en la imagen para agrandar

9 ene. 2011

Una vena fatigada y mil anzuelos clavados en las inútiles retinas,
Sus parpados y las espumas, el dolor de la sal, sus lenguas salpicadas,
Sus pies apartados, buscando nubes encontrando ojales y una orilla,
¿Regresara? Sentado, con su cigarrillo hundido en mar de leche,
¿Regresara? el cuello quebrado, la enorme astilla suturando sus cabezas,
¿Regresara? Una infinita fila de lomos blancos de caballos ensillados,
Sus rosas de hojaldre y ese tobillo serio, rojo, dolorido ¿imaginado?
Inventa una cabeza que escupe espinas que devoran espinas vegetales,
Inventa un esófago azul, con almidón y fuego le quita lo rugoso,
Inventa manos torpes y una maquina que convierte  piel en gajos,
La vieja acostada, masticando amores sin tragarlos, sin sentir su sabor,
La vieja pies de luna, acaricia la nuca, se guarda la moneda, empuja,
La vieja vientre de aceites, lo ha elegido y sonríe con sus dientes en la mano,
Suplica crear un dios para sentirse creado, no sabe moldear alas ni cielos,
No esta perdido, conoce los rituales de todos los árboles del bosque,
Sus brazos ya no están,
No recuerda como se respira, no recuerda ese corazón y se da cuenta,


Sonríe,
Sonríe, escucha el remo,
Sonríe, la barcaza golpea el muelle,
Sonríe, la laguna hierve ese escarlata perpetuo
No se llena ( Fragmento)
Clic en la imagen para agrandar

6 ene. 2011


Que gorda que está tu hermana, 70 por 90 cm, pluma y tinta sobre papel
Clic en la imagen para agrandar


4 ene. 2011



"No quiero Canguro"pluma y tinta sobre papel
Clic en la imagen para agrandar
 

3 ene. 2011

2 ene. 2011

Una rebanada de Dios se pegó a su rostro,
Intento huir de todos sus pasados, paso a paso, hacia atrás,
Dios flameaba en sus parpados, sus manos de saliva ahora,
Su lengua ardió como una vieja zarza y buscó la ceguera,
De su mentón goteaban ácidos y volaban pequeñas moscas escarlatas,
Daba vueltas y vueltas, con su traje de abdómenes silenciados,
Estiró sus dientes, los estiró más y mordió al gajo de deidad,
Dios era salado, picante, difícil de tragar, se pegaba a las muelas,
Sus orejas acudieron a rehacer aquello que se llevó la mordida,
Una erección era impensable, pero pasó y sintió culpa,
Cercenó cualquier imagen de esa parte de dios en su rostro,
No sabía que era madera la que soportaba su espalda atragantada,
Su rostro dolía más que cualquier metal que besara el hueso,
Consiguió afilar sus tiernas pestañas, oscuras, inútiles para sus pupilas secas,
Abrió y cerró los ojos mil años o más, alas de colibrí, repitió y repitió,
Solo herir deseaba, arrojar un firmamento doloroso a su creador,
Recordó los rostros sin saber los nombres, su paladar caía de a poco,
Recordó también que el frío lastima más que lo que arde y crepita,
Recordó cada tono que forma un latigazo y la brisa escarmentada,
Sus labios se unieron para no separarse jamás, su nariz poco importaba,
Imaginó un enorme ejército de felinos, imagino sus dientes transparentes,
Invadieron su nuca y su garganta un millar de palabras minusválidas,
Los músculos de su mandíbula nadaron hacia una costa de pezones,
Imploró, sin decir, que le dejaran dormir, nadie se animó a despertarlo,
Allí quedó.
Solo, tibio.
Inmóvil sobre la tierra, esperando a los hambrientos.
Free counter and web stats