16 sep. 2011

Para Adán el paraíso estaba donde estaba Eva.
Mark Twain

Hubo un día, y ella, miles de años atrás, hace segundos.
Ella.
Caminar sobre estrellas desde su mirada hacia su mirada,
Sus labios, secretos senderos para llegar, mis latidos,
Sus sonrisas, no habita ningún planeta un mar tan tibio, no,
Estar a su lado, sin saber que existen otros paraísos, ella,
Su piel, el sueño eterno de mi cabello por sus manos,
Todo mi espacio, todo, abrazando cada uno de sus gestos,
Un día, un sueño, cada segundo ella, mis ojos, ella, ese abrazo,
Su sonrisa, nuevamente, tanta belleza en un instante de su boca,
Repetir y repetir imágenes gastadas, inmortal, en un día, sentada junto a mí,
Un campo de lavandas, infinito, su cuerpo, ella, que es la eternidad, todo,
Un lunar, que recorre mi memoria, me abrasa, me abraza como el sol y más,
Y las letras, inútiles, las repito, el océano perfecto y mi vuelo, tiemblo,
Su rostro, se levanta hasta mis ojos, agonizo mil veces, vuelvo renacer muchas mas,
Su rostro, tan cerca, la muerte se derrumba, las voces caen, la miro, mi boca,
Llorar, lloré y lloro, dolor y dioses, placer y dioses, su mano, allí, labios,
Un día, el rio eterno, la manera en que se acomoda el pelo, me mira,
Sus cejas, su perfil, mi silencio, no te muevas, por favor, no te muevas,
Un día, ¿mil sueños? Una vida, demasiados pasos y está allí, aquí.
Mi corazón late, hasta ella, déjame guardarte día, entre mis venas día,
Un día. Ella, Ella, yo, Ella, las metáforas inútiles, arrasadas,
Ella, yo, un día.

a M. A. D.

No hay comentarios.:

Free counter and web stats