31 mar. 2007


¿En que pensarán las mujeres mientras de desenredan el pelo?

Clic en la imagen para agrandar

30 mar. 2007


Bien tana, dulce, ojos de negra noche, esbelta, de palabras aladas.

Sonreía solo para que las flores nazcan muy despacito en el bosque.

Pero….

Le dije que el tuco que hacia mi abuela era el mejor del mundo y se vino el primer cachetazo, la mejilla derecha me quedó temblando por seis días con movimientos sísmicos de 6,9 en la escala Mercali y con epicentro en el lunar que tengo junto a mi boca. Dudé, no estaba seguro si había sido un ataque de furia narcisista de ella o un comando rambistico había confundido mi mejilla con Bin Laden. Ella pidió disculpas y sus labios de sol sobre el mar besaron mi mejillita amoratada.

Pero…

Le dije que el pelo suelto le quedaría muy bonito y chassssssssss… mas rápida que un rayo su mano salió con velocidad intergaláctica hacia mi rostro, que mantenía un costado de color ciruela añejada. Desperté en una sala especial de la Facultad de medicina en donde catorce profesores y ciento veintiocho alumnos analizaban, señalaban, tanteaban y hasta tomaban fotos de mi mejilla, que ya había tomado dimensiones importantes, y se comportaba como lava volcánica incandescente. Pedí permiso de manera caballeresca, cubrí mi mejilla con un toldo de quiosquito, y me fui al Himalaya a pasar semana santa.

Regrese, no sin huellas, mi mejilla mejillón tenia el aspecto de un Buda regordete en posición de saque de tenis y justo en el momento de hacer un ace.

Ella, de rodillas, prometió por catorce mil quinientos santos ibéricos que no se volvería a repetir.

Vinieron buenos tiempos.

Pero…

Le dije que siempre me habían encantado sus caderas napolitanas. ¡Para que!

Las cachetadas tomaron tal magnitud que la velocidad de su brazo rompió la barrera del sonido, hecho que me produjo una sordera mas que interesante, mientras mi cabeza se iba gelatinizando al ritmo de “Cachetazo nao tem fin” de Roberto Carlos

¡¡¡¡ mamita querida !!!!

Escribo esto desde el Miami Center Marine Life donde trabajo en la obrita de teatro para niños titulada “La medusa también tienen orgasmos nocturnos”, que es un éxito de taquilla formidable, y soy la principal atracción. Mi nombre artístico es WaterHead y todos los chicos se quieren sacar una foto conmigo.

Oriel Zolrak

(Gracias a esta chica por la onda para las fotos que hice en Puro Diseño, Carlos Leiro)

Clic en la imagen para agrandar

29 mar. 2007


Basta!!

clic en la imagen para agrandar

Una lata, un vaso plástico, y la calle, para un aseo que le recuerde su humanidad, me digo.

Ella, Olvido terrible, invisible fantasma de la Rua 7 de setiembre, carne y tendones que se tejen cada día.

Ella, que apenas robada una imagen, se percató y gritó palabras inentendibles entendibles.

Ella, ese mundo que quema rocíos y brisas; que camina a nuestro lado mientras miramos ciegos muy ciegos.

Ella, que no sabe de mundos digitales, que se lava igual que Maria hace dos mil años.

Ella, extraña atracción de lo terrible, que parece estar por nombrarte.

Ella, me sigue mirando, siempre me ha mirado y siempre esperó este momento de miradas cruzadas.

Ella, no estoy seguro de que fuera una simple mortal, porque no Divinidad pasajera en este mundo que estremece los huesos más rígidos, sea…

Ella.


clic en la imagen para agrandar




28 mar. 2007


El pescador de olvidos separará unos cuantos para el creador de Deja Vu.


Clic en la imagen para agrandar

27 mar. 2007



Luego de haber naufragado con mi portaviones personal USS BRITNIDONDESTAS en los archipiélagos de Cochabamba y el Mar Caspio, de alimentarme de alimañas y milanesas de alga marina fritas en aceite de morandinho y bebiendo caipirinha de mono Gaucho Salomé Riverao he ritornato.
En la imagen puse rostro de hombre recio, duro, corajudo, atlantico, salvaje, rumiante, unicelular y neurótico sublimador de leche de Magnesia.
La otra imagen es la Gran Ola Saupina que me siguió hasta Corrientes y Talcahuano.

Oriel Zolrak

clic en las imagenes para agrandar

Yasta , yastoy de nuevo.
Bueno hay va una vieja tinta con pastel.

clic para agrandar

26 mar. 2007

clic en la no imagen para no ver nada.

despues de este posteo minimalistataido, maniana vuelvo

18 mar. 2007


Con su afilada cabeza decidió partir el cielo.

¿Alguien sabe como le fue a este hombre?

Clic en la imagen para agrandar

17 mar. 2007




Felino,

Solo quedan tus bostezos

En Zooilogicos de eternos hierros.

En Bengala,

Tus huellas seducidas por la lluvia,

Se van yendo a los confines del Leviatán herido.

Clic en la imagen para agrandar

15 mar. 2007


Es extraño y no sé de que manera extraña hoy se cruzan de alguna forma Elegía de Miguel Hernandez y esa extraña cosa que estoy pintando y que sale día a día, en la que puedo vislumbrar tambien una “Adoración de los Magos”

Aclaro que no quiero que sientan que comparo la obra de ese enorme poeta con mi trabajo. Solo digo que de alguna manera se rozan hoy y no puedo explicarlo.

En cuanto a Linfen, busquen en google y relacionen de manera rustica con un tango típico de Buenos Aires.

Todo muy absurdo.

Por supuesto se pierden los detalles que si se ven en los fragmentos de la obra.

Gracias a todos aquellos que visitan la pagina.

Un abrazo.

Elegía

de Miguel Hernandez

(En Orihuela, su pueblo y el mío, se
me ha muerto como del rayo Ramón Sijé,
con quien tanto quería.)

Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma, tan temprano.

Alimentando lluvias, caracolas
y órganos mi dolor sin instrumento.
a las desalentadas amapolas

daré tu corazón por alimento.
Tanto dolor se agrupa en mi costado,
que por doler me duele hasta el aliento.

Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado.

No hay extensión más grande que mi herida,
lloro mi desventura y sus conjuntos
y siento más tu muerte que mi vida.

Ando sobre rastrojos de difuntos,
y sin calor de nadie y sin consuelo
voy de mi corazón a mis asuntos.

Temprano levantó la muerte el vuelo,
temprano madrugó la madrugada,
temprano estás rodando por el suelo.

No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.

En mis manos levanto una tormenta
de piedras, rayos y hachas estridentes
sedienta de catástrofes y hambrienta.

Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra parte a parte
a dentelladas secas y calientes.

Quiero minar la tierra hasta encontrarte
y besarte la noble calavera
y desamordazarte y regresarte.

Volverás a mi huerto y a mi higuera:
por los altos andamios de las flores
pajareará tu alma colmenera

de angelicales ceras y labores.
Volverás al arrullo de las rejas
de los enamorados labradores.

Alegrarás la sombra de mis cejas,
y tu sangre se irán a cada lado
disputando tu novia y las abejas.

Tu corazón, ya terciopelo ajado,
llama a un campo de almendras espumosas
mi avariciosa voz de enamorado.

A las aladas almas de las rosas
del almendro de nata te requiero,
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero.

clic en la imagen para agrandar

13 mar. 2007


Lentamente “Mi Linfen querido” sigue avanzando casi a ritmo de erosión.

Clic en la imagen para agrandar

“Los 'yanyauid' llegan generalmente al alba. Arrojan antorchas encendidas a las tiendas y, a mazazos, rompen los grandes recipientes de tierra cocida, que esparcen por el suelo su tesoro de mijo o de sorgo, que pronto comienza a arder. Dan vueltas en torno a las hogueras, con gritos terribles. Arrancan a los niños de los brazos de sus madres, para arrojarlos vivos a las hogueras. Violan a las mujeres, las maltratan y les abren el vientre”

Podría ser perfectamente la primer escena de una película de un Arnold Musculozenegger que en un tiempo ya muy lejano en el pasado, llega a su pueblo después de salir de caza y ve que su familia ha sido masacrada de manera tan terrible. Luego de un grito espantoso, henchido de cólera levanta las armas , mira al cielo y jura no detenerse hasta vengar a su familia. Uno se acomoda en el asiento del cine, y mientras tantea el pochocho se prepara para las siguientes dos horas de película de ficción.

Pero el relato del principio pertenece a la nota 'Lo que vi en Darfur' de Bernard-Henri Lévy publicada en el Diario El Mundo y trata sobre la terrible crisis humanitaria que vive parte de África. Ocurre ahora, en este instante.

Muchas veces cuando me dicen “el Mundo” tiendo a imaginar mí alrededor y multiplicarlo en todo el planeta. Qué trampas nos tiende nuestra simpleza. Mientras un empleado de Bill Gates en USA está peleando con microchips, monitores, troyanos, worms, hardware y software en otros lados pasan cosas tan diferentes como esta.

Carlos Leiro


Guai???????????


clic en la imagen para agrandar

9 mar. 2007


Fototo tomada por mi en el Jardín Japonés de Buenos Aires y un texto que le va justo. Un hermosisimo texto.


Instrucciones para dar cuerda al reloj

Julio Cortázar

Preámbulo a las instrucciones para dar cuerda al reloj

Piensa en esto: cuando te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire. No te dan solamente el reloj, que los cumplas muy felices y esperamos que te dure porque es de buena marca, suizo con áncora de rubíes; no te regalan solamente ese menudo picapedrero que te atarás a la muñeca y pasearás contigo. Te regalan -no lo saben, lo terrible es que no lo saben-, te regalan un nuevo pedazo frágil y precario de ti mismo, algo que es tuyo pero no es tu cuerpo, que hay que atar a tu cuerpo con su correa como un bracito desesperado colgándose de tu muñeca. Te regalan la necesidad de darle cuerda todos los días, la obligación de darle cuerda para que siga siendo un reloj; te regalan la obsesión de atender a la hora exacta en las vitrinas de las joyerías, en el anuncio por la radio, en el servicio telefónico. Te regalan el miedo de perderlo, de que te lo roben, de que se te caiga al suelo y se rompa. Te regalan su marca, y la seguridad de que es una marca mejor que las otras, te regalan la tendencia de comparar tu reloj con los demás relojes. No te regalan un reloj, tú eres el regalado, a ti te ofrecen para el cumpleaños del reloj.

Instrucciones para dar cuerda al reloj

Allá al fondo está la muerte, pero no tenga miedo. Sujete el reloj con una mano, tome con dos dedos la llave de la cuerda, remóntela suavemente. Ahora se abre otro plazo, los árboles despliegan sus hojas, las barcas corren regatas, el tiempo como un abanico se va llenando de sí mismo y de él brotan el aire, las brisas de la tierra, la sombra de una mujer, el perfume del pan.

¿Qué más quiere, qué más quiere? Átelo pronto a su muñeca, déjelo latir en libertad, imítelo anhelante. El miedo herrumbra las áncoras, cada cosa que pudo alcanzarse y fue olvidada va corroyendo las venas del reloj, gangrenando la fría sangre de sus rubíes. Y allá en el fondo está la muerte si no corremos y llegamos antes y comprendemos que ya no importa.


Clic en la imagen para agrandar

8 mar. 2007


Le regalaron la tele a él

Y el control remoto al hermano.

Clic en la imagen para agrandar

7 mar. 2007


Desde que se injertó esas aceitunas verdes con morrones bien podridos su rating aumentó en 3,5 puntos. Después bajó abruptamente y ahora prueba con aceitunas negras comunes.

Clic en la imagen para agrandar

5 mar. 2007

Carta de lectores que envié y publicaron en el suplemento Cash de Economia del Diario Página 12 del domingo 4 de marzo de 2007

Ver carta

El personaje A habla, el personaje B escucha las primeras 5 o 6 palabras del discurso de A y empieza a pensar como responder a A, pero sin escuchar todo lo que A dice, sino esas 5 o 6 palabras tan solo.

B ya tiene la respuesta lista y su lengua desesperada por empezar.

Como A todavía no es del todo conocido de B, B no se anima a interrumpir.

Clic en la imagen para agrandar

4 mar. 2007


Juguemos con el celular mientras el tigre no está.

Y cuando leo en el diario El País (4/03/07) de hoy una nota que habla de la casi inevitable desaparición del tigre debido a que el riesgo de extinción se dispara cada dia, me da tanta pena.

¿Tigre estás?
Estoy en los zoológicos y en los Zooilogicos, pero ya casi no paseo por el mundo.

Juguemos con la Plaiystaishon mientras el tigre no está.

¿Tigre estás?

Estoy en algún circo viejo dentro de una jaula, o como imagen en el nombre de algún club de fútbol, o como sobrenombre de un golfista

Juguemos a la ceguera mientras el tigre no está

¿Tigre estás?

No, y no voy a salir a comerlos porque ya casi no soy.

Solo agrego una de las más bellas poesías de Jorge Luis Borges.

EL OTRO TIGRE

Pienso en un tigre. La penumbra exalta
La vasta Biblioteca laboriosa
Y parece alejar los anaqueles;
Fuerte, inocente, ensangrentado y nuevo,
él irá por su selva y su mañana
Y marcará su rastro en la limosa
Margen de un río cuyo nombre ignora
(En su mundo no hay nombres ni pasado
Ni porvenir, sólo un instante cierto.)
Y salvará las bárbaras distancias
Y husmeará en el trenzado laberinto
De los olores el olor del alba
Y el olor deleitable del venado;
Entre las rayas del bambú descifro,
Sus rayas y presiento la osatura
Baja la piel espléndida que vibra.
En vano se interponen los convexos
Mares y los desiertos del planeta;
Desde esta casa de un remoto puerto
De América del Sur, te sigo y sueño,
Oh tigre de las márgenes del Ganges.

Cunde la tarde en mi alma y reflexiono
Que el tigre vocativo de mi verso
Es un tigre de símbolos y sombras,
Una serie de tropos literarios
Y de memorias de la enciclopedia
Y no el tigre fatal, la aciaga joya
Que, bajo el sol o la diversa luna,
Va cumpliendo en Sumatra o en Bengala
Su rutina de amor, de ocio y de muerte.
Al tigre de los símbolos he opuesto
El verdadero, el de caliente sangre,
El que diezma la tribu de los búfalos
Y hoy, 3 de agosto del 59,
Alarga en la pradera una pausada
Sombra, pero ya el hecho de nombrarlo
Y de conjeturar su circunstancia
Lo hace ficción del arte y no criatura
Viviente de las que andan por la tierra.


Un tercer tigre buscaremos. Éste
Será como los otros una forma
De mi sueño, un sistema de palabras
Humanas y no el tigre vertebrado
Que, más allá de las mitologías,
Pisa la tierra. Bien lo sé, pero algo
Me impone esta aventura indefinida,
Insensata y antigua, y persevero
En buscar por el tiempo de la tarde
El otro tigre, el que no está en el verso.


3 mar. 2007


No está bien visto tener un elefante de brazo izquierdo.

Clic en la imagen para agrandar

1 mar. 2007


Llueven mariposas verdes y no hace frío

Llueven y forman inmensos ríos volados de agitadas alas que fluyen hacia ti.

Ellas, desesperados vuelos, desean amarte y no saben como.

Cuando rozan la imagen de tu piel se deshacen en astillas,

Astillas de vidrio y lava.

El vidrio y el viento empiezan a odiarse tan rápido ahora y siempre

Vidrio arrastrado y viento tajeado, sangre en gotas trituradas separando rojo y espeso.

Una mariposa, la que no fue nombrada, consigue tu beso

Mariposa ahora, nube, rayo, luna.

Temblores, sollozos, vientres y soplidos.

Hay de la furia de una mariposa, huye tigre herido, agotado y tenso.

Bordes alados dividen los cielos en colores nítidos

Vuelves a besar, a una mariposa augusta esta vez.

Llueve tierra herida sobre nubes y cielos alambrados

Un ángel, siempre hay un ángel, cuenta las uñas y ve si están todas.

Le avisa a los trajes que dejen los cuerpos.

Desnudos como aquel tiritar primero, desnudos y llueven mariposas.

Desnudos, descalzos, deshechos, desmariposados.

¿Debería el ángel secretar espejos?

Miradas miradoras de humo y piel

Y no es vergüenza Narciso, terror a la estrella que robo tu piel.

Y vagaras desesperado hasta hallar la manta, cruz o estrella.

Y recién descansaras, pero soñaras mariposas verdes y no hace frío.


Sigo adelante con MI LINFEN QUERIDA

Clic en la imagen para agrandar
Free counter and web stats