10 ene. 2015

Caminar por senderos de alfileres y oler a cebolla empecinada,
Una piedra negra deshace mesa por mesa y guarda los manteles,
Miles de cabezas encerradas en televisores de aguas hervidas,
¿Ser único en una tierra de carne que cabe en una maceta roja?
Llorar y reír mil veces en cuatro segundos y algunas milésimas,
Enamorarse de una mosca y salir a buscar lo descompuesto,
Enamorarse y fascinarse por una rodilla inflamada, dormida,
No despertar tampoco irse a dormir, solo descansar los mentones,
Y despedir trescientos mediodías en dos noches,
Soler salir solo,
S, s, s y después todas las haches que quieran

No hay comentarios.:

Free counter and web stats